Tazas significados significados de espadas Significados de las varitas Pentáculos significados
Las varitas están relacionadas con la energía del fuego, y el As de Bastos es la ilustración central del fuego en la baraja. La carta indica una mano que sobresale de una nube mientras protege la varita. Cuando observemos esta carta, veremos que la mano está logrando salir para dar la varita, que sigue creciendo. Algunas de las hojas de la varita han brotado, lo que se supone que representa la estabilidad y el progreso religioso y material. En la brecha hay un castillo que simboliza las posibilidades disponibles en el futuro.
El hombre dentro del Dos de Bastos sostiene un pequeño globo terráqueo y se encuentra en el techo de un castillo, observando un gran terreno a la derecha y un océano a la izquierda. El globo en sus manos representa que el mundo es su ostra y que existe una gran capacidad si puede aumentar sus horizontes para encarnar experiencias de existencia más amplias. Conoce su ambición y sabe lo que debe hacerse. Lleva una túnica naranja, que simboliza un enfoque entusiasta de la vida, y un sombrero morado, que simboliza el ardor por el viaje.
El Tres de Bastos representa a un hombre que se encuentra al borde de un acantilado, mirando hacia el mar y las montañas. Desde el borde del acantilado, ve todo lo que tiene delante. Las varitas se plantan en el suelo y rodean a la persona mientras toma una en su mano. Parece adelantarse y reflejar en cada uno el compromiso que tiene con sus planes, así como la técnica de ejecución para que puedas llevarlos a la realidad.
El Cuatro de Bastos es una carta apasionada, abundante en energía ardiente. La baraja Rider-Waite Tarot representa la carta con una impresionante ilustración de un dúo, presumiblemente amantes, ataviados con túnicas clásicas que bailan alegremente bajo una corona floral de bienvenida compuesta por cuatro postes, que representan las cuatro varitas de la carta. Los aspectos ceremoniales de esta carta son evidentes, rebosa de energía positiva. La estructura del castillo en el fondo simboliza una sensación de majestuosidad y asombro, con el dúo sosteniendo flores hacia el cielo, una metáfora del logro y la alabanza de lo divino. Las vistas potenciales de la escena son de una unión matrimonial o matrimonio, una ceremonia de bienvenida o un rito religioso, aunque la especulación más común es que representa una jupá de boda judía o una sucá judía samaritana utilizada para festivales de cosecha.
The Five of Wands representa a cinco hombres que conservan sus propias varitas y las blanden en el aire. Al igual que con la mayoría de los cincos dentro del tarot, se trata de algún tipo de desacuerdo que se trata con el consultante. Este enfrentamiento puede tomarse como un signo de guerra entre los hombres, o que todos ellos en realidad están participando en la adrenalina de esta guerra, y que la oposición entre ellos es una rivalidad afable, ya no ira. La manera relajada en la que parecen estar guardando sus varitas da la sensación de que este argumento puede ser un espectáculo en lugar de uno feroz.
La carta del tarot Six of Wands representa a un hombre que actualmente luce una corona de victoria alrededor de su cabeza. Se le representa montando a caballo entre una multitud de personas que lo vitorean. El caballo es blanco, que es un famoso símbolo de fuerza, pureza y éxito. La multitud está allí para mostrar la popularidad del público en general por los logros de la persona que conduce el caballo. La varita que lleva la persona también tiene una corona atada a ella en un intento de enfatizar además su éxito. El hombre no tiene miedo, ni se avergüenza de toda esta atención, sino que se enorgullece de sus logros. Ante esto, el grupo que lo rodea reacciona con alegría y entusiasmo.
El Siete de Bastos tiene la imagen de un hombre que está parado en una colina alta y es desafiado por las partes en guerra de abajo. Parece estar protegiendo este papel y atacando en represalia. Es emocionante notar que dentro de la representación de Rider-Waite del Siete de Bastos, la persona ya no usa zapatos a juego. Esto está conectado con el simbolismo de estar en un piso irregular o ya no tener una base estable en la vida.
El Ocho de Bastos se representa como ocho bastones voladores que parecen estar suspendidos en el aire. Algunos pueden estudiarlos como varitas que están floreciendo y que viajan a una velocidad máxima. El fondo por el que viajan es un cielo despejado que indica que probablemente no haya nada que se interponga en el camino de estos para llegar a su destino. Sugiere un paisaje majestuoso con un río que fluye, el agua dando vida a la foto. Las varitas también parecen estar a punto de aterrizar, lo que advierte el final de un viaje prolongado.
El Nueve de Bastos muestra a un hombre de búsqueda débil sosteniendo directamente una varita con otras 8 varitas verticales detrás de ellos. El hombre parece herido, sin embargo, todavía parece estar preparado para pelear cualquier otra batalla y apunta fuertemente a ganar. Tiene una mirada de deseo y resolución sobre él que debe ayudarlo a sobrellevar esa última batalla. Es una carta que indica una mezcla de desafíos, esperanza y triunfo.
Se muestra a un hombre luciendo una pesada carga de madera, en forma de diez varitas mágicas, acercándose a una ciudad que no está demasiado lejos. Esta foto en el 10 de varitas indica una persona que ya ha luchado en estilos de vida y ha tenido éxito, y ahora lleva las cosechas a su último destino. Aunque no está cerca del destino, indica que ha terminado la parte más difícil de la lucha de estilos de vida y simplemente necesita un lugar para relajarse y disfrutar de su éxito.
Un joven bien vestido mantiene audazmente un estatus de palo en una tierra estéril. Su blusa está hecha con un patrón de salamandra que es un símbolo de la transformación de horrible a bueno. Este joven es un defensor apasionado, que está constantemente difundiendo ideas de avance espiritual y social que elevan a su prójimo. El desierto en el fondo detrás de él es indicativo de su elemento, el fuego, y también representa que está viviendo en un mundo que aún no ha dado frutos. Sus pensamientos son, por lo tanto, absolutamente hipotéticos. Sin embargo, si hubiera elegido usarlos y emprender el viaje de su traje, su pureza de corazón podría llevarlo a encontrar mejores fortunas.
El Caballero de Bastos se ve en su caballo, está encabritado y listo para la acción. A juzgar por las vestiduras y la armadura del caballero, además de su caballo, está preparado para lo que se avecina. Luce una camisa estampada amarilla en la parte superior de su armadura de acero. También luce un casco blindado del que sobresale una pluma roja. Parece estar listo para la batalla, excepto que mantiene una varita enorme en lugar de una espada. Su caballo es de color naranja y tiene una melena que parece como llamas. Cuando observes el rostro del Caballero de Bastos, verás la dedicación de querer alcanzar el éxito en su empeño. El fuego es un factor dominante dentro del simbolismo del Caballero de Bastos. Las borlas ornamentales que cuelgan de sus dedos y espalda, además de la crin del pony, están todas dentro de la sombra de las llamas.
La fotografía representada en la Reina de la Vara indica una reina sentada con orgullo en un trono mientras se enfrenta a los delanteros que es una clara imagen de fuerza y ​​​​fuego. Ella sostiene un girasol en su mano izquierda, y la imagen de los girasoles también está tallada en el trono, lo que significa felicidad, satisfacción y fertilidad. En su mano derecha conserva su varita que empieza a florecer y simboliza la vida. En sus aspectos refinados, la Reina de Bastos puede asociarse con la fidelidad, el sustento y la calidez. Su lado oculto se insinúa con la colocación del gato negro a sus pies, que es tradicionalmente una imagen de brujería y ocultismo, pero también puede señalar su capacidad de comprensión con su profunda intuición.
El Rey de Bastos representa a una persona que tiene en sus brazos una varita floreciente, que está lista para representar la creatividad y la pasión de la vida. Su trono, además de su capa, están adornados con la salamandra y el león, que podrían ser símbolos de fuego y fuerza. La salamandra que se muerde la cola representa el infinito además del impulso general para transportarse a través de todos los obstáculos. La túnica es brillante y anaranjada como una llama, al mismo tiempo que la corona está modelada como una lengua de fuego. Avancemos y observemos más profundamente el simbolismo en la espalda del Rey de Bastos.
En la carta del As de Copas, hay una mano que emana de las nubes sosteniendo una copa, como si fuera a ofrecerle un refrigerio al consultante. Esta copa está rebosante de agua con gas que simboliza la emoción natural y prístina. Si acepta esta oferta, beber de esta copa virtualmente lo llevará al éxito emocional además del espiritual. La copa tiene cinco chorros de agua que rebosan del borde. Estas 5 corrientes representan la fuerza de la intuición y muestran la importancia de prestar atención a tu voz interior. Para obtener la forma de realización emocional o no secular que se representa en el As de Copas, el consultante deberá seguir esta voz interna y permanecer fiel a ella, sin importar la situación. Esto requerirá disciplina emocional, sin embargo, las recompensas que esto podría conllevar se insinúan en la propia carta: placer y felicidad desbordantes.
Esta carta indica una imagen de una persona y una dama que están intercambiando sus copas en una ceremonia. Está el símbolo de Hermes caduceo en el medio, que se asocia regularmente con la negociación, el comercio, la electricidad cósmica, la protección, la conducta correcta y la dualidad. El Dos de Copas se refiere a algo bastante positivo, pues es una de las cartas más auspiciosas del tarot para las relaciones, sean o no románticas, de negocios o de otro tipo. Muestra que se está trabajando en una nueva asociación, y se creará con equilibrio, reconocimiento y honor. Sobre el caduceo hay una quimera, que simboliza el fuego y el ardor también gobierna esta asociación.
Cuando dibujes el Tres de Copas, verás a tres mujeres levantando sus copas en el aire en una celebración de algún tipo. Los buenos tiempos están en el aire, porque las tres niñas tienen coronas hechas de vegetación de su cabello. Las coronas se asocian regularmente con logros y victorias, por lo que su felicidad es bien merecida. Las damas también se ven de pie en la cima de un campo de plantas y frutas, además de las emociones alegres en esta tarjeta. Hay sentimientos de belleza, crecimiento, compasión y felicidad que las chicas comparten entre sí. Sin embargo, un aviso interesante, en el Rider-Waite, la mujer en el centro está alejada del lector y su rostro oculto a la vista. Sin embargo, las otras dos doncellas se ven sonriendo.
El Cuatro de Copas presenta a un joven sentado debajo de un árbol en la cima de una montaña, lejos de los demás. Parece estar en contemplación y meditación. Delante de él hay tres tazas sobre la hierba mientras se le proporciona otra taza a través de una mano en el aire. El tipo ha cruzado las manos y las piernas, y está llamando a las 3 copas, sin impresionarse, de modo que no puede ver la copa que se le ofrece a través del brazo estirado. El Cuatro de Copas representa nuestra tendencia a tomar sin consideración los asuntos que tenemos, haciéndonos difícil mirar qué tesoros nos presenta el universo. Tendemos a tener las soluciones a nuestros problemas a nuestro alrededor, pero tenemos una tendencia a centrarnos demasiado en lo que no tenemos.
Hay ciertas cartas del Tarot cuyas imágenes evocan inmediatamente sentimientos negativos, y el Cinco de Copas tiene tal peso. Esta es una carta que indica la pérdida, así como las situaciones dolorosas y exigentes que se derivan de esa pérdida única. La carta representa una figura que lleva una capa negra. El hombre o la mujer esconde su rostro en lo que parece ser desesperación. Hay 5 copas en el suelo, 3 de las cuales se han caído mientras que las otras dos permanecen en estado. La persona, sin embargo, parece notar que hay dos copas de estado porque está demasiado ocupada lamentándose por las que se pueden caer. Hay un río efectivo que fluye entre él y una casa o un castillo en la distancia, lo que indica que un torrente de emociones lo ha separado de su hogar.
El Seis de Copas representa la alegría de la nostalgia, el consuelo de la inocencia doméstica y de la vida temprana. En el propio cartón hay seis vasos llenos de plantas blancas. Dos niños están representados en primer plano, y uno le pasa una taza a otro. Esta entrega de la vegetación del niño a la niña muestra el paso de tradiciones y reencuentros satisfechos. Los jóvenes parecen estar en una especie de fortaleza, que imaginamos les brinda una sensación de seguridad y comodidad.
El Siete de Copas simboliza la imaginación, la elección, la ilusión y la fantasía. La tarjeta muestra al personaje con la espalda vuelta más cerca de nosotros, pensando en 7 píxeles que se arrastran fuera de las copas, todos los cuales flotan en las nubes. Las nubes son una ilustración de los deseos, las ilusiones, la mente y la imaginación. Son numerosas las fantasías que se van realizando desde las copas, que pueden ser consultoras de las diversas visiones que uno ve incluso soñando. El Siete de Copas también puede significar que tiene varias opciones para elegir.
En el Ocho de Copas estamos ante el instante de la transición. Vemos una figura encapuchada partiendo hacia una tierra estéril dejando en la parte posterior ocho copas de oro. Está aburrido de esas tazas que tanto tiempo ha dedicado a coleccionar, y ahora se lanza a la búsqueda de un propósito mejor. También puede ser el resultado de un aburrimiento o infelicidad que incluye darse cuenta de que algo que han estado buscando en la vida no es tan gratificante o satisfactorio como alguna vez pensaron que sería. La tarea del personaje de este viaje también puede significar buscar emoción dentro de lo desconocido. Las tierras áridas montañosas a las que se dirige también pueden ser símbolos de nuevos desafíos. Su absoluta vacante parece indicar que pueden estar esperando a que venga y forme el. La aventura que se emprende puede hacerse bajo la apariencia de probar cosas nuevas que tienen la capacidad de ayudar a uno a crecer tanto mental como espiritualmente. También muestra la voluntad de despegarse de los demás para poder trabajar en la superación personal, el autoconocimiento y el crecimiento.
En esta carta, un hombre de mediana edad está sentado en un banco de madera con los dedos cruzados y su rostro muestra un estado de satisfacción bastante agradable. Está vestido elegantemente y tiene la apariencia de la verdadera satisfacción. El tocado de su cabeza es rojo y es una representación de su mente activa. En su fondo, observará que hay nueve copas de oro, asentadas y organizadas de manera ordenada. El Nueve de Copas simboliza una ilustración de éxito y realización, tanto espiritual como materialmente. El hombre muestra esa expresión de éxito después de lograr su deseo más íntimo.
En el Diez de Copas, hay una pareja sosteniendo cada uno mientras se ocupa de una hermosa casa y un jardín verde. Junto a ellos, hay dos niños jugando alegremente. Se ve a la pareja sosteniéndose en un abrazo amoroso y romántico, mientras los jóvenes juegan libremente. La pareja parece estar en un noviazgo estable, mientras que también está bendecida con la abundancia de un hogar acogedor y hermosos hijos. La tierra verde significa fertilidad, y el río sugiere cuán libremente fluyen los sentimientos de la pareja, lo que significa que su cortejo es bastante pacífico. Arriba, en el cielo, hay diez copas, en forma de arco, que pretenden simbolizar las bendiciones del cielo. El arco iris en la parte posterior de ellos muestra el fin de los tiempos difíciles y las penas,
La Sota de Copas representa la sugerencia sorprendente que nos llega desde el inconsciente, tal vez en métodos que ahora tampoco podemos entender genuinamente. En esta carta, un joven a la orilla del mar viste una túnica azul decorada con estampados florales y sostiene una copa dorada. Ella también usa una boina que se ve bastante bohemia y una bufanda larga y suelta. La sorprende un pez que sale de la copa, como si la saludara de un cuento de hadas. No puede beber ni brindar con la copa mientras el pez la mira fijamente y aparentemente intenta interactuar con ella.
El Caballero de Copas es una carta que representa a un joven caballero que monta gloriosamente un caballo blanco y al mismo tiempo protege una copa como si fuera un mensajero de tipo positivo. A diferencia del Caballero de Bastos o el Caballero de Espadas, este en particular no carga con su caballo. En cambio, avanza lentamente, lo que ofrece a todo el entorno una impresión universal de paz y tranquilidad. Se sabe que el caballo representa el impulso, la energía y el poder de uno. El color del caballo es el blanco, que es un conocido símbolo de espiritualidad, luz y pureza.
La Reina de Copas regula el reino emocional. Ella es la mujer cuyo trono está justo en la orilla del mar, y el agua suele simbolizar el subconsciente y el sentimiento. Su posición en la orilla sugiere que se encuentra entre la tierra y el mar, la región donde existen el sentimiento y el concepto. Ella sostiene una taza que tiene asas en forma de ángel. Esta copa está cerrada, por lo que la Reina de Copas simboliza los pensamientos que engloban nuestro subconsciente. La reina se sienta sola, lo que le permite pensar. La calma del agua y el cielo simboliza la mente serena de la reina. Sus pies no tocan el agua, lo que significa que busca en su mente y sus sentimientos desde el exterior.
El Rey de Copas es una carta del tarot que sugiere generosidad, manipulación y equilibrio emocional. La carta en sí representa a un rey sentado en un trono, que tiene un amuleto que tiene la forma de un pez. El pez de su collar representa su creatividad y espíritu, que prospera en las tranquilas aguas que lo rodean. Podemos ver en la herencia que hay una estabilidad regular entre el consciente y el inconsciente. Detrás del rey, hay un pez saltando del mar en el lado derecho, y un parto en el lado izquierdo, consultores de los mundos emocional y textil respectivamente. El Rey de Copas indica que no reprimes tus impulsos, pero has sabido enfrentarlos de manera equilibrada.
El As de espadas muestra una mano que emerge de las nubes empuñando una espada de doble filo. Esta espada de doble filo lleva una corona dorada rodeada por una corona. La corona se ha asociado durante mucho tiempo con la victoria, el logro y el gran logro. La corona se usa para simbolizar la realeza y la fuerza para gobernar que incluye a la realeza. En el fondo, vemos montañas y el mar que pueden interpretarse como símbolos de grandes logros, por ejemplo, la conquista de tierras remotas, impulsada por la ambición.
El Dos de Espadas simboliza la confusión a la que nos enfrentamos cuando nos vemos obligados a tomar alternativas difíciles. En la carta del Dos de Espadas, hay una mujer sentada que tiene los ojos vendados mientras protege una espada en cada una de sus manos. En el fondo, hay un mar rodeado de peñascos y rocas que actúan como límites para barcos y barcos, frenando el desarrollo y la acción. La dama dentro de la tarjeta con los ojos vendados es un ejemplo de una situación que le impide ver tanto el problema como la respuesta con claridad. Las espadas que ella está protegiendo en cada una de sus manos muestran que hay dos picos que van en diferentes direcciones y son mutuamente únicos entre sí. También puede representar un punto muerto, lo que significa que el problema debe abordarse con un pensamiento lógico y racional. La Luna colocada en el lado derecho de la carta significa que también puede significar el papel de las ilusiones y el engaño en la dificultad que tiene la mujer para tomar una decisión.
Hay una quietud tranquila que está presente en el Cuatro de Espadas, una experiencia de paz tranquila que contrasta tan profundamente con el dolor dentro del Tres de Espadas. Aquí, en una iglesia, hay una talla de un caballero que yace sobre una tumba con tres espadas colocadas sobre él mientras la cuarta yace debajo de él. Estas tres espadas son un recordatorio del sufrimiento que ha perseverado en la carta anterior. El papel de la cuarta espada parece ser una señal de que el combate ha terminado. Un niño y una dama están representados con la ayuda del área de vidrieras detrás de la estatua, lo que le da a la escena una sensación de calidez y seducción después del retiro. El caballero tiene las manos ubicadas como si estuviera rezando.
Una de las imágenes más icónicas del tarot, el Tres de Espadas presenta un corazón flotante que es atravesado por tres espadas. Por encima de él, hay nubes pesadas. También hay un fuerte aguacero en el fondo. El simbolismo es bastante opaco y el impacto emocional que tiene es inmediato. El corazón es el asiento del calor, el afecto y el espíritu, y las tres espadas sugieren la energía para dañar, causar dolor y crear lucha contra lo que atraviesa. Esta es una fotografía de dolor, pérdida y, literalmente, angustia. Las nubes y la lluvia representan la severidad envolvente de la situación. Todos estos símbolos apuntan a que el Tres de Espadas muestra un factor bajo en la vida de uno.
La carta Cinco de Espadas representa a un hombre más joven que tiene una mirada de desprecio totalmente conveniente en su rostro. Está preguntando sobre los enemigos que ha logrado conquistar. Hay cinco espadas que posee, que ha tomado de los otros combatientes que están dentro de la tarjeta. Las dos figuras diferentes se alejan de él lentamente con una sensación de pérdida y tristeza. Sobre ellos, el cielo está tumultuoso y nublado, lo que indica que no todo está bien, sin importar la verdad que el conflicto ya terminó.
La imagen en el Seis de Espadas indica a una mujer y un niño en un barco remando en el agua hacia una tierra que está en el lado opuesto. Podemos acumular de las fotos que la mujer y el niño están dejando algo atrás, ya que sus espaldas están más cerca de nosotros. La cabeza de la mujer está cubierta con una capa; tal vez esté huyendo de algo y debe irse sin que otros sepan su identidad real. Podemos suponer que debido a esto, ella está pasando por una gran pérdida o infelicidad. El simbolismo en el Seis de Espadas es el de la pérdida o el cambio, así como la transferencia hacia un destino que parece más prometedor que el único que dejamos atrás. Las seis espadas junto al bote significan la fuerte electricidad de la mente racional, en comparación con la intuición y el corazón.
En la carta Seven of Swords, hay un hombre que se ve huyendo furtivamente de un campamento de unos pocos tipos, mientras lleva 5 espadas en sus manos. Detrás de él, diferentes espadas están de pie en el suelo. De esta imagen podemos deducir que el Siete de Espadas está ambientado en sigilo, salirse con la suya, engaño o traición. La expresión en el rostro de la persona muestra un poco de confianza, y parece estar seguro de su éxito en esta tarea de robar las espadas. Sin embargo, desafortunadamente para él, a la izquierda parece haber una colección de soldados que han descubierto el robo y un soldado en realidad está levantando una bandera o un arma como si fuera una señal de persecución.
En el Ocho de Espadas hay una mujer atada y con los ojos vendados. Hay ocho espadas colocadas estratégicamente a su alrededor de una manera que restringe su movimiento como si estuviera en algún tipo de trampa o prisión. Sin embargo, parece que quien construyó la trampa se volvió un poco perezoso o apresurado, dejando un pequeño espacio abierto por donde podría escapar. Pero debido a que la venda en los ojos impide que la mujer vea, no tiene forma de ubicar su manera de salir de esta tentación. La tierra yerma a su alrededor podría caracterizar una falta de creatividad de algún tipo, mientras que el cielo gris en la herencia puede significar desesperación, ya que allí siente que no hay ganas de que se escape de la forma de escenario que es. seguro que. Si es más práctico, ella puede querer quitarse la venda de los ojos,
El Nueve de Espadas representa a una mujer que está sentada en su cama mientras sostiene su cabeza entre sus manos. Parece como si la mujer acabara de despertarse de una terrible pesadilla. Ella parece estar molesta, irritante y temerosa. Nueve espadas cuelgan de su pared, y una talla que representa a una persona derrotada por otra puede estar ubicada en su cama. La colcha ha sido decorada con varios símbolos astrológicos y rosas. Aquí vemos a la misma mujer que vimos antes dentro del Ocho de Espadas, y tal vez, ella fue lanzada posteriormente, sin embargo, obsesionada por las pesadillas del sufrimiento que soportó incluso cuando quedó abandonada y abandonada.
Otra de las cartas más peligrosas y siniestras de la baraja, el Diez de Espadas sugiere un hombre tirado en el suelo con la cara lidiando con la suciedad. Está cubierto con un paño rojo desde el pecho hasta las piernas. Diez espadas largas están apuñaladas en su espalda, no habrá visto venir esto. Hay una quietud terrible en el aire: el cielo sobre él está negro y nublado, lo que indica el miedo y la negatividad relacionados con la muerte. Las aguas frente a él están quietas, sin ondas, lo que se suma a la inquietante quietud y finalidad de esta carta. Mirando hacia el horizonte, en el este, el sol está saliendo y el clima parece muy tranquilo sin importar la oscuridad. El Diez de Espadas parece insinuar que este es el factor más bajo en la existencia de uno, y no puede ser peor que esto. Al menos, incluso en este estado,
La carta Page of Swords es indicativa de una persona en la vida de uno que tiene abundancia de energía. Con árboles arrastrados por el viento, nubes turbulentas y su cabello revuelto, un joven se yergue orgulloso en un precipicio rocoso. Esta niña enérgica tiene una espada en sus manos. Su expresión es de determinación, y tal vez un poco de desafío: parece lista para saltar sobre la más mínima palabra.
¡Qué prisa vemos a este Caballero! La carta del Caballero de Espadas representa a un joven vestido con su armadura y montado en un robusto caballo blanco en medio de una batalla. La coloración blanca de su caballo es una referencia a la pureza general y la fuerza intelectual que motiva a este joven jinete. El cielo detrás de él tiene nubes de tormenta y árboles que pueden ser sacudidos salvajemente por los fuertes vientos. El arnés del caballo también está adornado con fotografías de pájaros y mariposas. La capa del caballero también está adornada con esos mismos pájaros.
La Reina de Espadas luce una apariencia severa mientras se sienta arriba en el trono, mirando a lo lejos. Un detalle de la reina del aire que representan las espadas, su lugar dentro de las nubes indica que nadie puede engañarla o idiotizarla. La espada en su mano derecha está apuntando hacia el cielo, mientras que la mano izquierda está extendida como si fueran millas suministrando algo. La Reina de Espadas nos ofrece el don del juicio para las decisiones cotidianas y tener la capacidad de recibir el conocimiento de los demás.
La carta del tarot Rey de Espadas muestra a un rey que se sienta en su trono al mismo tiempo que sostiene una espada de doble filo que apunta hacia arriba en su mano derecha. El Rey de Espadas irradia fuerza intelectual, asombro limpio, verdad y autoridad. Él sabe que la energía tiene una gran responsabilidad. La túnica azul que viste el rey es un símbolo de su comprensión no secular. Las mariposas a la vuelta de su trono son indicativas de transformación.
En esta carta hay una mano misteriosa que aparece de las nubes sosteniendo una moneda de oro con un pentagrama grabado en su superficie. Este pentáculo está asociado con el elemento tierra, que representa la riqueza y todas las cosas materiales y terrenales. Debajo de la mano hay un jardín que parece florecer con flores y otros tipos de vegetación, dando la impresión de fertilidad, crecimiento y prosperidad. La montaña representa la ambición requerida para forzar la búsqueda del pentáculo. El arroyo que fluye parece sugerir que las emociones fluyen hacia esta ambición.
La carta Two of Pentacles representa a un chico que baila mientras hace malabarismos con dos monedas grandes. Los pentáculos están rodeados por el signo de infinito que denota que el hombre o la mujer puede manejar todos los problemas que se le presenten y puede manipular su estilo de vida con gracia. En el fondo, dirás que hay dos barcos que están usando las grandes olas y fortalecen el acto de equilibrio que la persona tiene que enfrentar: está en aguas difíciles y agitadas, pero logra mantenerse a flote. El Dos de Pentáculos representa los altibajos habituales que surgen en el estilo de vida de una persona. A pesar de todo el caos que lo rodea, el chico vive un estilo de vida muy despreocupado mientras baila y maneja todo lo que le llega con alegría.
El Tres de Pentáculos muestra a un joven aprendiz que trabaja en una catedral. Frente a él, hay otros, un sacerdote y un noble de alguna especie, que conservan los planos de la catedral en un trozo de pergamino. Podemos decir por la forma en que el aprendiz ha levantado la cabeza que está discutiendo su desarrollo en la construcción de la catedral. Los otros dos están muy atentos a él para saber más realmente lo que se quiere de ellos y cómo pueden brindar orientación. A pesar de que el alumno tiene menos experiencia, los otros dos se concentran en él porque reconocen que sus pensamientos y su experiencia son fundamentales en el acierto de la totalidad del edificio. El Tres de Pentáculos, por lo tanto, representa la llegada colectiva de diferentes tipos de conocimiento que construirán algo colectivamente.
Esta carta representa a un hombre que está sentado en un taburete, que sostiene dos pentáculos en una postura totalmente protectora y firme. Es casi como si los estuviera atesorando por miedo a perderlos. Un pentáculo se balancea precariamente sobre su cabeza, mientras que otro está fuertemente agarrado entre sus propias manos, y hay dos de ellos que podrían estar ubicados de manera segura debajo de sus pies. Se está asegurando de que realmente nadie toque sus monedas. Al mismo tiempo, tampoco puede transportarse porque sostiene las monedas con tanta fuerza. En otras palabras, no puede actuar porque se aferra demasiado a sus posesiones. Para algunos, el dinero ya no suele conllevar libertad.
Al igual que los cincos de los palos alternativos del tarot, el Cinco de Pentáculos simboliza la adversidad. Sugiere dos personas dando paseos al aire libre mientras está nevando. No solo tienen frío, también están enfermos, pobres, cansados ​​y hambrientos. Parece como si les faltaran las necesidades fundamentales de la vida. Muchas personas pueden relacionarse con las dos personas de más maneras que una. Una de las personas dentro de la carta tiene muletas, mientras que la otra figura tiene un pañuelo sobre la cabeza. Ella está paseando descalza en la nieve. Hay una pared negra en la historia con una vidriera que muestra los cinco pentáculos, lo que sugiere una iglesia de algún tipo. La mayoría de las veces, el Cinco de Pentáculos es un presagio terrible. Sin embargo, no se preocupe, ya que puede cambiar dependiendo de dónde se encuentre en la lectura.
En la imagen del Seis de Pentáculos, hay un hombre vestido con una túnica carmesí. El color carmesí simboliza el estatus y la riqueza de este hombre. Tiene una balanza que se equilibra en una sola mano, que representa la igualdad y la justicia. Se nos recuerda la carta del tarot de la Justicia, que indica karma, motivo y efecto, y que adquirimos lo que damos. Su otra mano está dando dinero a los mendigos que se arrodillan a sus pies. El Seis de Pentáculos indica que estás en un papel lo suficientemente seguro como para mostrar a los demás sin afectar tu propia estabilidad.
El Siete de Pentáculos muestra a un joven que parece estar sufriendo daños por su arduo trabajo para respetar los frutos y las flores de su jardín. Se apoya en su pala mientras admira los siete pentáculos que cuelgan de la exuberante vegetación verde. La forma en que apoya la cabeza sobre las manos parece indicar una forma de fatiga: ha trabajado duro para asegurarse de que la cosecha de este año sea excelente. Debido a que está enfocado en metas a largo plazo, no puede tocar su cosecha en este momento, y solo se reserva uno de los pentáculos para sí mismo, eligiendo invertir en los demás. Con su esfuerzo, espera desarrollar su cultivo por mucho tiempo.
La carta del Ocho de Pentáculos representa a un hombre más joven que está grabando una forma de pentáculo en las 8 monedas de oro. La tarjeta simboliza a alguien que está completamente enfocado y absorto en lo que está haciendo. El pueblo que está lejos en el fondo significa que se alejó correctamente de las distracciones para que pueda lidiar completamente con su empresa. El Ocho de Pentáculos se refiere a esos momentos de tu vida en los que te dedicas a terminar un determinado desafío. Está completamente inmerso y también está dedicado a entregar la versión de alta calidad de su trabajo.
El Nueve de Pentáculos representa a una dama en el centro de un viñedo. La dama usa lo que parece ser un vestido largo y caro decorado con girasoles. Ella parece ser parte de una casa rica, ya que en el fondo, a cierta distancia, vemos un castillo. Un halcón está sentado tranquila y juguetonamente en su mano izquierda. Las vides detrás de ella son ricas y están llenas de uvas y monedas de oro, lo que indica que ha tenido mucho éxito en sus proyectos, que están dando una cosecha excelente y considerable.
En la tarjeta Ten of Pentacles, hay un tipo antiguo sentado en un arco principal en una propiedad notable. Parece que es el pináculo de la familia, porque está rodeado de seres queridos más jóvenes. Lleva una túnica adornada con lunas crecientes y vides, lo que indica la unión del espíritu y la materia. Tiene su propia familia y perros con él. Hay una pareja feliz delante de él, probablemente sus hijos y un bebé juguetón detrás de esta pareja, su nieto. El niño juguetonamente se acerca para acariciar al perro.
La carta Sota de Pentáculos representa el estado de un adolescente a través de sí mismo en un amplio sujeto rodeado de flores. En el fondo, también notará varios arbustos exuberantes y un campo surcado. El joven parece caminar lentamente y parece ciego a su entorno, pues su atención está completamente capturada por medio de la moneda que sostiene, y todo lo que representa: ambición, seguridad, riqueza, naturaleza y sensualidad. La Sota de Pentáculos simboliza a alguien con los pies en la tierra, confiable y diligente.
Al igual que los otros naipes de la corte de este palo, el Caballero de Pentáculos gira en torno a las pinturas, el esfuerzo y un deber de moda. El Caballero de Pentáculos se sienta en un caballo oscuro en un campo. A diferencia de los caballeros alternativos, que constantemente se embarcan en una u otra aventura, este caballero toma la decisión de vivir en casa y, en cambio, la conciencia de labrar los campos. Se prepara para la siguiente cosecha: es lejos en esta tierra donde cree que puede hacer más. En sus manos, tiene una sola moneda de oro. Lo mira, y en sus ojos vemos una cuidadosa consideración. Tal vez esté soñando con lo que puede traerle. Los otros caballeros pueden pensar que es un poco aburrido, pero este caballero está más involucrado en el destino a largo plazo de su reino.
La carta de la Reina de Pentáculos representa a una deslumbrante dama sentada en un trono adornado que conserva una moneda de oro. A su alrededor hay hermosos árboles en flor y jardines florales verdes. Su trono está adornado con diversas bestias de la tierra, vinculándola estrechamente con la naturaleza y la abundancia. En la parte inferior de la tarjeta, en el lado derecho, un conejo se abalanza sobre el marco, lo que simboliza su exceso de energía y fertilidad. La Reina de Pentáculos, en consecuencia, representa una etapa segura de logro y prosperidad. Pero el conejo en la parte inferior nos advierte que debemos tener cuidado de dónde saltamos cuando perseguimos ese logro.
El Rey de Pentáculos se refiere a un hombre de ambición excesiva, satisfacción materialista y éxito mundano. El Rey de Pentáculos está sentado en un trono que está decorado con vides y tallas de toros, y la túnica que lleva está bordada con muchas imágenes de vides. Se ve vanguardista y majestuoso. También está rodeado de diferentes formas de plantas, vides y plantas que representan el logro del éxito materialista de este rey. Sostiene un cetro en su mano derecha y la moneda con un pentáculo grabado en él en su mano izquierda. El castillo puede ser visible en la espalda de él, eso es un símbolo de su dedicación y esfuerzo.
La carta del tarot Chariot representa a un padre sentado dentro de un vehículo que está siendo conducido por dos esfinges blancas y negras. La carta completa tiene un poco de influencia celestial; la figura se sienta debajo de un dosel azul decorado con estrellas blancas. Sobre sus hombros lleva la señal de la luna creciente, que representa la influencia religiosa bajo la cual se guía. En su cabeza se sienta una corona, lo que significa que está iluminado y que su voluntad es pura. En su pecho tiene grabado un cuadrado, que denota el elemento de la tierra, del mundo de la tela, que lo fundamenta a él y a sus acciones. Las esfinges están coloreadas en blanco y negro, un símbolo de fuerzas opuestas que el conductor del carro debe aprender a manipular. Aquí están tranquilos, pero a menudo se pelean porque parece que necesitan transportarse en direcciones específicas. Su proyecto es guiar a esas esfinges hacia un destino, uno que está marcado por las fuerzas cósmicas que él representa. El carro está vinculado al signo zodiacal de Cáncer.
Aquí, vemos a la Muerte conduciendo un hermoso caballo blanco mientras mantiene una bandera negra con un patrón blanco. Se representa como un esqueleto habitacional, siendo los huesos la única parte del cuerpo humano actual después de la muerte. Lleva una armadura, que le ofrece su invencibilidad, lo que indica que ninguna persona puede destruir la Muerte. El caballo blanco que monta representa la pureza, como la Muerte purifica a todos. Debajo de él, todas las clases de personas yacen dentro de la tierra: un rey y un pobre, con la intención de recordarnos que la muerte ya no diferencia entre clase, raza o género.
Esta carta representa al Diablo representado en su forma de sátiro más conocida, de lo contrario conocido como Baphomet. Además de ser mitad cabra y mitad hombre, el diablo tiene alas de murciélago y un pentagrama invertido en la frente. Está de pie sobre un pedestal, al que están encadenados un hombre y una mujer desnudos, como para exponer que tiene dominio sobre ellos. Tanto el hombre como la dama tienen cuernos, como para revelar que cuanto más tiempo pasan con el Diablo, menos humanos se vuelven. Las cadenas hacen que parezca que Satanás los ha tomado cautivos. El hombre tiene una llama en la cola, mientras que la niña tiene un plato de uvas en la cola, lo que simboliza su dependencia de la electricidad y las cosas buenas de la vida, respectivamente. Mirando de cerca, tanto la persona como la mujer no parecen felices. Se les ha quitado el poder de su persona, dejándolos descubiertos y avergonzados en su desnudez.
En la carta del tarot del Emperador, se puede ver a un gobernante estoico en su trono, que está adornado con las cabezas de cuatro carneros, que representan su signo astrológico: Aries. En una mano lleva un cetro, que representa su reinado y su derecho a gobernar, y en la otra un orbe, imagen del reino que vela. La larga barba del emperador representa su gran experiencia; con el tiempo ha aprendido mucho sobre lo que se necesita para gobernar, para establecer el poder, la autoridad y todo el orden en beneficio de su pueblo. Detrás de él, las montañas áridas indican su determinación, su ambición de mayores alturas y su capacidad de gestión. Contraste esto con su complemento, la Emperatriz, cuyos campos fluidos están llenos de bondad nutritiva. En cambio, el Emperador gobierna con determinación, energía y fuerza.
La Emperatriz representa a una mujer sentada en un trono. Por la abundante naturaleza que la rodea, podemos contar que esta niña representa el arquetipo de la Madre Tierra, una diosa de la fertilidad. Su mundo está regido por Venus debido a que hay amor total, armonía, fertilidad y lujo a través de la gracia de esta diosa. La dama misma tiene cabello rubio coronado con estrellas, lo que indica su conexión divina con el reino místico. Está vestida con un vestido con estampado de granadas que representa la fertilidad, y está sentada sobre cojines bordados con el signo de Venus. Está rodeada por un fascinante bosque verde con un río que lo atraviesa. La Emperatriz trae abundancia y ventajas en las lecturas de aquellos con quienes se encuentra.
El Loco representa a un joven paseando alegremente por el mundo. Está dando sus primeros pasos, y está exuberante, alegre, ilusionado. No contiene nada con él además de un pequeño saco, sin importarle los posibles peligros que se encuentran en su camino. De hecho, pronto se encontrará con el primero de esos posibles riesgos, pues si da un paso más, se desplomará por el precipicio al que está llegando. Pero esto no parece ser un problema para él: no estamos seguros de si es simplemente ingenuo o sinceramente inconsciente. El perro que le pisa los talones le ladra en señal de advertencia, y si no se vuelve más consciente de su entorno rápidamente, es posible que nunca vea todas las aventuras que desea encontrar.
En esta carta, representa a un hombre que está suspendido boca abajo, y está colgando de su pie del árbol del mundo viviente. Este árbol tiene sus raíces en las profundidades del inframundo y se sabe que sostiene los cielos. Se cree que el hombre colgado en realidad se coloca allí por su propia voluntad. Creemos esto por la expresión serena que tiene en su rostro. Su pie derecho está atado a las ramas, pero su pie izquierdo permanece perfectamente libre. Al mismo tiempo, sostiene sus manos detrás de su espalda de una manera que forma un triángulo invertido. Su uso de pantalones rojos son una representación del cuerpo físico y la pasión humana, mientras que el azul que usa en su camisa son representativos de las emociones tranquilas, una combinación de colores que se ve comúnmente en los santos. Su intelecto está simbolizado por el color amarillo de sus zapatos, cabello y halo. 
El Ermitaño retrata a un hombre de época solo en la altura de la montaña mientras protege una linterna en uno de sus brazos y un equipo de trabajadores en el otro. La montaña denota logro, desarrollo y éxito. La carta del tarot ermitaño se refiere al nivel de conocimiento espiritual que alcanzó y que está preparado para impartir ese conocimiento a todos. También hay una profunda dedicación que tiene a su objetivo y un fuerte conocimiento del camino que está tomando. Dentro de la linterna, verás una celebridad con 6 puntos que también se conoce como el Sello de Salomón. Este símbolo representa la sabiduría. El cuerpo de trabajadores que él sostiene representa autoridad y poder.
La tarjeta representa una figura espiritual que se sienta en una función de entorno alternativamente formal para una iglesia. Lleva tres vestimentas complicadas que podrían designarse para simbolizar los 3 mundos excepcionales. Su mano propia está correctamente levantada en un acto de bendición, un signo de bendición: es la mano igual que ha levantado el Mago. En su diferente mano incluye una triple cruz, que se relaciona históricamente con el Papa. Se cree que cada una de las barras horizontales dentro del movimiento simboliza al Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Debajo de él, se sientan dos acólitos, que representan la transferencia de conocimientos sagrados dentro de los establecimientos. A través de estos acólitos, la carta también viene a representar el seguimiento del curso hacia el conocimiento y la educación. Esta carta también se conoce como el Sumo Sacerdote en ciertos mazos, así como el Papa. Él actúa como la contraparte masculina de cualquier otra carta que se conoce como la Suma Sacerdotisa. Esta carta se rige con la ayuda de Tauro.
Posiblemente te hayas encontrado con la Suma Sacerdotisa antes, pero en diferentes formas: puede ser visible en los arquetipos de Perséfone, Artemisa, Isis y muchos más. Cuando la encuentres, la verás sentada en una piedra cúbica entre los 2 pilares del Templo de Salomón, Jachin y Boaz. Jachin (derecha) generalmente se llama el Pilar del Establecimiento y Boaz (izquierda) es el Pilar de la Fuerza. Los pilares también representan la dualidad de la naturaleza; masculino y femenino, preciso y malvado, pobre y positivo. La proximidad de la Suma Sacerdotisa entre los dos sugiere que es su deber actuar como mediadora entre las profundidades de la realidad. Ella es el 1/3 del pilar, el camino intermedio. Ella cree que ambos pilares son iguales y que hay comprensión en cada mundo. También sabrás que lleva la corona de Isis, lo que puede implicar que cree en la magia. El uso excesivo de la sacerdotisa del movimiento solar denota que está conectada con la estación de la tierra y la tierra misma. La luna creciente en los dedos de sus pies también se ve en muchas representaciones de la Virgen María, y de manera que ella tiene un completo acercamiento a su emoción y las granadas confieren la ambición de la sacerdotisa.
Esta carta representa lo que uno podría imaginar que sería el juicio final, dentro de las diversas formas que toma en muchas mitologías. La imagen dentro de la tarjeta del Juicio muestra a mujeres, hombres y niños que se levantan de la tumba para responder a la llamada de la trompeta de Gabriel. Sus brazos extendidos significan que están listos para ser juzgados con la ayuda del universo. Están a punto de cumplir con su creador, sopesar sus movimientos y descubrir en qué pasarán el resto de la eternidad: en el cielo o en el infierno. El gran maremoto dentro del fondo simboliza que el juicio es inevitable y que este juicio puede ser definitivo. El juicio se rige por medio de Plutón, que es el regente del inframundo. Hay ecos de esta carta en la Muerte, pues ambos nos recuerdan que la totalidad cesa y que se avecina un nuevo comienzo.
La carta del tarot de la Justicia es un símbolo de la realidad, la justicia y la ley. Mientras se sienta en su silla, la balanza en su mano izquierda representa cómo la intuición debe equilibrar la lógica. Ella simboliza la imparcialidad con la espada de doble filo en su mano derecha. La claridad de pensamiento que se requiere para impartir justicia está simbolizada por el rectángulo en la corona que lleva. Detrás de ella, puede haber una capa púrpura y pilares grises de estado. Debajo de su capa carmesí, que se sujeta con un broche, muestra la punta de un zapato blanco. Este es un recordatorio religioso de que lo que ella te da son los efectos de sus movimientos.
En la tarjeta de los Enamorados, el hombre y la dama dentro de la foto están cubiertos y bendecidos a través de un ángel arriba. La pareja parece segura y satisfecha en su hogar, que parece ser el Jardín del Edén. El árbol frutal con la serpiente en la espalda de la hembra es una conexión con esa historia, que habla de la caída de la humanidad en la tentación y en el mundo de la carne y la sensualidad. El ángel representado aquí es Rafael, el ángel del aire, que es del mismo detalle de la señal zodiacal que gobierna esta carta: Géminis. El aire está relacionado con la actividad intelectual, y en particular con la conversación, que es la musa de las relaciones saludables. Su bendición parece presentar a esta carta una sensación de equilibrio y armonía, la simbolización de la unión en una sensación grandiosa y cósmica entre fuerzas opuestas.
El Mago es una carta del tarot que está llena de simbolismo. La figura central representa a un hombre con una mano apuntando al cielo, mientras que la otra mano apunta hacia el suelo, como si dijera "como es arriba, es abajo". Esta es una frase bastante complicada, sin embargo, su resumen es que la tierra muestra el cielo, el mundo exterior refleja el interior, el microcosmos muestra el macrocosmos, la tierra refleja a Dios. También se puede interpretar aquí que el mago simboliza la capacidad de actuar como un intermediario entre la arena de arriba y el mundo humano contemporáneo. En su mesa, el mago también maneja todos los ataques del tarot. Esto simboliza los 4 elementos que se conectan mediante el uso de este mago: los cuatro factores son tierra, agua, aire y fuego. El signo de infinito en su cabeza indica las infinitas posibilidades de creación con la voluntad.
Cuando nos encontramos con la Luna, vemos un camino que se aleja en la distancia. En cualquier lado de la dirección se encuentran un lobo y un perro, que representan nuestra naturaleza animal: uno es civilizado y el otro, salvaje y feroz. Hay un cangrejo de río que está saliendo del estanque del que parte el camino. A lo lejos, podemos ver dos torres que flanquean el campo central, todo nuevamente en alusión a los dobles que se ven en esta tarjeta. Todo en esta tarjeta parece hacer eco de lo contrario, como si aludiera a 2 posibilidades. Cuando paseamos por la dirección, caminamos por la agradable línea entre el consciente y el inconsciente, entre el lado domesticado de la civilización del perro y las fuerzas de la naturaleza representadas con la ayuda del lobo. Las torres en los extremos opuestos representan las fuerzas del bien y del mal, y su apariencia similar puede aludir a los problemas que enfrentamos al distinguirlas.
La carta de la Estrella sugiere una niña arrodillada en el umbral de un pequeño estanque. Ella está manteniendo dos contenedores de agua. Un recipiente vierte el agua a la tierra seca, como para nutrirla y asegurar su fertilidad. La exuberante tierra verde que la rodea parece mencionar que está funcionando a millas. Un pie está dentro del agua lo que muestra las competencias espirituales y el poder interno de la mujer. El otro pie en el suelo indica sus habilidades y fortalezas prácticas. Detrás de ella, puede haber una gran superestrella importante rodeada por siete pequeñas estrellas que representan los chakras. Hay un estado de ave en la rama de un árbol que representa el santo ibis del pensamiento. El corresponsal astrológico de la Estrella es Acuario.
En esta carta del tarot, verás a una mujer que sostiene uniformemente las fauces de un león completamente adulto. A pesar de que el león parece amenazador y fuerte, la hembra parece tener dominio sobre él. Lo fascinante es la gracia con la que controla al león. Es tranquila y serena, lo que es representativo de tener el control y la disciplina, en particular en casos de adversidades de alta calidad. El hecho de que también retenga las fauces de un león también sugiere que tiene coraje. Su control del león sin ser demasiado difícil sugiere amor y compasión. El pasado histórico azul sobre las montañas sugiere equilibrio y el tipo de calma que implica ser estable. El león es un símbolo de coraje, ardor y deseo que puede ser una parte muy importante de los sentimientos humanos que pueden ser vitales para la supervivencia. Pero si esos sentimientos no se ponen a prueba pueden llevarnos a nuestra eventual destrucción.
La carta del Sol ofrece una sensación de optimismo y realización. Esta carta representa el amanecer que sigue a la más oscura de las noches. El Sol es el suministro de toda la existencia en nuestro planeta, y representa la energía de la existencia misma. Hay un bebé representado en la tarjeta, jugando alegremente en primer plano. Una imagen de nuestra inocencia, representa la felicidad que sucede mientras estás alineado con tu verdadero yo. El bebé está desnudo, lo que significa que, sinceramente, no tiene nada que ocultar. La tarjeta también representa la inocencia de la vida temprana y la pureza absoluta. Esto se enfatiza particularmente a través del caballo blanco sobre el que cabalga el niño. El caballo aquí también es un símbolo de fuerza y ​​nobleza.
Un ángel andrógino es lo primero que ves en la carta de templanza de Rider-Waite; la aparición del ángel sugiere un equilibrio entre los sexos. La túnica del ángel es simple, pero en el centro de la tela se encuentra un triángulo naranja audaz dentro de un cuadrado; esto muestra la conexión de la Tierra con la santísima trinidad, mientras que el resplandor del triángulo se siente acogedor pero infunde una perspectiva de aprensión. El rostro del ángel es estoico y concentrado, completamente enfocado en intercambiar las aguas de las dos copas de oro en sus manos; la dirección del agua es imposible de determinar que simboliza el concepto de infinito y unión; también puede significar el flujo de conciencia espiritual que experimentamos a diario a medida que nos sintonizamos y desconectamos con nuestro yo superior.  El ángel se para sobre un estanque o un río con un pie sumergido suavemente en el agua mientras el otro se para sobre un trozo de vidrio seco; esto representa la dualidad entre el subconsciente y el consciente, entre los sueños y la realidad. Además, la cordillera de la izquierda contrasta con el prado de la derecha simbolizando experiencias universales y tranquilidad individual sin importar el lugar o la circunstancia.  La ilustración presenta estabilidad y equilibrio, aporta una sensación de serenidad al espectador; la composición de verdes, amarillos, blancos y rojos brillantes es edificante y representa la unión ideal entre opuestos: la belleza y el orden que conlleva la dualidad. El fondo muestra el amanecer que se asemeja a nuevos comienzos y un cielo pastel que alimenta aún más la atmósfera de concordia. Todo está exactamente donde se supone que debe estar.
La carta de la Torre representa una aguja alta anidada en la cima de la montaña. Un rayo mueve la torre que la incendia. Las llamas estallan en las ventanas y saltan por las ventanas como un acto de desesperación. Quizás firman las cifras iguales que vemos encadenadas en la carta del Diablo antes. Quieren romper con la agitación y la destrucción internas. La Torre es una imagen de la ambición de que ésta se construya sobre premisas defectuosas. La destrucción de la torre debe llevarse a cabo para limpiar los enfoques antiguos y dar la bienvenida a algo nuevo. Sus revelaciones pueden estar disponibles en un destello de realidad o inspiración.
La Rueda de la Fortuna es una de las cartas más simbólicas dentro de la baraja, llena de símbolos que cada uno tiene su propio significado. En el centro de la carta, se encuentra una rueda gigante, protegida con símbolos esotéricos. Hay criaturas extraordinarias que rodean la rueda; el ángel, el águila, el toro y el león. Están relacionados con 4 síntomas fijos dentro del zodíaco: leo, tauro, escorpio y acuario. Estos cuatro animales también son representantes de los 4 evangelistas en las tradiciones cristianas, lo que quizás sea la causa de que todos estén adornados con alas. Los libros que sostienen cada una de las criaturas representan la Torá que comunica conciencia y autocomprensión. La serpiente muestra el acto de descender al mundo de la tela. En la rueda misma, monta una esfinge que se sienta en el pináculo, y lo que parece ser un demonio, o el mismo Anubis, flotando en la parte inferior. Estas dos figuras egipcias son consultoras tanto del conocimiento de los dioses y reyes (en el caso de la esfinge) como del inframundo (Anubis). Giran eternamente, en un ciclo, y sugiere que cuando uno sube, el otro baja.
La carta del Mundo dentro de la baraja del tarot tiene un padre bailarín en el centro. La figura que baila en la carta tiene una pierna cruzada sobre la otra y sostiene una varita en cada mano. Simboliza el equilibrio y la evolución en el movimiento. El logro y la solidaridad que ella representa no siempre es estático, sino siempre cambiante, dinámico y eterno. La verde corona de vegetación que rodea la figura central es una imagen de éxito, mientras que las cintas rojas que la envuelven recuerdan el infinito. Hay 4 figuras en cada esquina de la carta - y son las mismas que pueden estar dentro de la Rueda de la Fortuna. Las cuatro figuras constituyen Escorpio, Leo, Acuario y Tauro - consultor de los cuatro rincones del universo, los cuatro elementos y los 4 evangélicos. Juntas, significan la concordia entre todas sus energías.